Identidad Corporativa ¿Qué?

¿Qué es?, ¿Para qué sirve?, ¿Qué función cumple?

Son algunas de las preguntas que nos hacemos a la hora de escuchar estas dos palabras.

Podríamos comenzar definiendo, por separado, cada una de ellas diciendo que:

  • Identidad: un conjunto de rasgos o características que la diferencian de otras.
  • Corporativa: proviene de la corporación, lo asociamos a un emprendimiento, negocio, empresa, etc.

Ahora bien, en conjunto, ambas palabras darán a nuestra empresa la imagen que necesitamos para poder salir al mundo y que nuestros clientes nos conozcan de la mejor manera posible.

Debemos tener en cuenta que a la hora de diseñar una Identidad Corporativa serán muchos los componentes que hay que crear considerar, para que en conjunto todo funcione y sea armónico.

Es importante considerar que la Identidad corporativa de una empresa/negocio no se basa o limita únicamente a un logotipo (definiremos en una próxima nota, las diferencias que tiene el mismo), sino que abarca muchos aspectos más complejos que todo diseñador debe tener en cuenta, como ser inicialmente los principios y filosofía de la empresa, para poder extraer de ésta forma los aspectos esenciales y crear “LA” identidad corporativa.

Para nosotros como agencia de marketing y comunicación es indispensable conocer la mayor cantidad posible de información sobre cada uno de nuestros clientes, gustos, colores, sueños, ideales, valores, productos y servicios que ofrece entre otros, los modos de trabajar y relacionarse, todo lo que el cliente desea transmitir de su empresa/negocio.

Sin hacer este estudio previo llamado Brief (definiremos en una próxima nota, las diferencias que tiene el mismo), es imposible crear una identidad corporativa que corresponda a lo que la empresa desea transmitir como tal.

La Identidad Corporativa es la manifestación física de una marca. Incluye una serie de elementos como logotipo, papelería corporativa, merchandising, indumentaria, aplicaciones, redes sociales, etc. Todos diseñados bajo la misma línea de estilo o parámetros denominados manual de marca o manual de identidad corporativa”.

Ahora bien, definamos cuales son los componentes de la Identidad Corporativa.

  • Nombre:
  • Logo, Logotipo: es el más conocido por todos cuando hablamos de identidad o imagen corporativa, como dijimos anteriormente abarca muchos tipos, y cuenta con características diferentes, respecto a su forma o técnica también de diseño.
  • Color: Generalmente el cliente suele proponer una serie de “colores” y nosotros como diseñadores, siguiendo la Psicología del Color, buscamos las mejores opciones de gama cromática para darle la fuerza e identidad que necesita la empresa. Esto servirá para reforzar los significados de la misma.
  • Tipografía: será la que mejor se adapte al nombre elegido y cumpla con los requisitos para sus adaptaciones a las diferentes piezas a diseñar. Sabemos que no toda tipografía cumple con uno de los requisitos indispensables que es la legibilidad.

Al parecer no resulta tan sencillo, crear una identidad corporativa. Y es que crear una Identidad Corporativa de manera profesional no se limita únicamente a la creación exclusiva de un logotipo, sino que abarca todos los elementos antes mencionados.

Podemos finalizar diciendo que la identidad corporativa tiene que ser sï o sï, el principio guía para todas las actividades que realice una organización, todo lo que hace, dice y comunica amplía su identidad, consolidándola o debilitándola.

Por ello es imprescindible tener claros los valores y los objetivos comunes que se quieren transmitir, a través de una identidad. Deben preguntarse quienes son y a qué público quieren llegar para definir la propia identidad y proyectarla con éxito hacia el exterior.

Autora: DGP. Tamara Schmidt

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *